Palitos de naranja y chocolate

Palitos de naranja y chocolate
  1. Elegir naranjas con la piel sana, y sin ningún tratamiento para conservarlas, porque lo que nos comeremos es la piel.
  2. Cortar los extremos de la piel de la naranja, de manera que nos quede la piel del centro en una pieza. Partirla en bastones todos iguales, como cerillas.DSC_0742

3. Hacer un almíbar con un vaso de agua y uno de azúcar, que hierva diez minutos a fuego lento. Echar los palitos de piel de naranja y confitarlos a fuego muy lento durante una hora.

4. Dejarlos enfriar en el almíbar completamente.

5. El día siguiente, poner otra vez la cacerola al fuego y, cuando hierva a borbotones, sacar los palitos y ponerlos a secar en una rejilla.

DSC_0812 DSC_0816

DSC_0818

6. Derretir chocolate negro de buena calidad al baño maría (En una cacerola metida dentro de otra con agua hirviendo, de manera que el chocolate no toque el fuego directamente), y bañar en él los palitos uno a uno.

7. Dejarlos enfriar completamente bien extendidos en un papel de horno o cualquier superficie a la que no se peguen. Vale un plato untado de aceite.DSC_0827

8. Guardarlos en una caja de lata donde no haga calor; se conservan mucho tiempo. Son ideales con el café.DSC_0831



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.