El Mirador del Fito es el sitio indicado para ir si quieres ver algo de la montaña asturiana pero no tienes tiempo.

DSC_0276 copia

Está al lado de la costa oriental, que es la zona más turística, y no se tarda nada desde las playas de La Isla o La Espasa. Está en el macizo del Sueve, y desde él si os gusta la montaña de verdad, se puede subir hasta el Picu Pienzu, a 1.159 metros de altitud, pero a poquísimos kilómetros del mar, con lo que las vistas son espectaculares.

DSC_0262 copia

Para los amantes de la botánica, recomendamos detenerse en el Bosque de la Biescona, un hayedo centenario a apenas 700 m. de altitud, y en la Tejeda del Sueve, a cinco kilómetros del mar.

DSC_0303 copia

Verbascum

DSC_0319 copia

DSC_0305 copia

Veronica

DSC_0310 copia

Sedum

DSC_0312 copia

Arenaria

DSC_0304 copia

Bellis perennis y Fragaria vesca

DSC_0313 copia

Daboecia cantabrica y Ulex minor

DSC_0302 copia

Ranunculus

DSC_0318 copia

Viola y Bellis

DSC_0314 copia

Polygala calcarea

No es que tenga una variedad enorme de especies, ni que haya endemismos ni rarezas, pero es sufieciente lo que hay para hacerse una idea de lo que es una pradera de alta montaña, con el aliciente de que te puedes dar un baño en las playas de La Isla, La Espeasa, etc. por la tarde.

DSC_0239 copia   DSC_0329 copiaDSC_0300 copia

Con mucha suerte, además, podrás ver uno de los mitos asturianos: el caballo asturcón, retratado en la cueva prehistórica de Tito Bustillo. Éstos no lo son, pero algo de sangre deben tener para aguantar el clima que hay por la zona.

DSC_0282 copia DSC_0291 copiaDSC_0253 copia