1. Partir en dos los albaricoques lavados, quitar los huesos e ir poniéndolos en una cacerola.
  2. Partir unos cuantos huesos y sacar la almendra que tienen dentro. Ponerlas junto con los albaricoques partidos. Añadir un vasito de agua.
  3. Calentar a fuego suave hasta que la fruta se deshaga.
  4. Añadir 850 gr. de azúcar por cada kilo de fruta. Remover bien hasta que se disuelva y subir el fuego al máximo.
  5. Hervir hasta que espese. No más de 20 min. son necesarios. Lo normal es menos, pero depende de la cantidad y lo frescos que sean los albaricoques. No debe cambiar el color a marrón.DSC_0934
  6. Meter la mermelada en botes bien limpios, cerrarlos bien y esterilizarlos.

DSC_0938

  1. Cuando empiece a espesar, apagar el fuego y repartir en botes o en un molde rectangular, si se quieren hacer gominolas. En ese caso, se deja enfriar bien, se cortan en cuadraditos y se rebozan en azúcar.DSC_0109

dsc_0146

dsc_0205

Comparte estas ideas para que tus conocidos puedan disfrutar también de esta delicia.

Los comentarios y apuntes siempre son bien recibidos en el recuadro del final de la página 🙂

DSC_0974

Guardar

Guardar

Guardar