Para hacer esta mermelada sólo necesitáis comprar azúcar, que, como sabéis, es bien barata. No es gratis del todo, pero casi. Así la leéis mas.

Lo que tenéis que conseguir en un recorrido por los prados es un kilo de moras, aproximadamente, y una manzanas de ésas que se caen de los árboles y ya no valen para comer, o que tienen bichos o están feas. No importan las cantidades, siempre sale buenísima.dsc_0151

El día que cojáis las moras, que es lo más difícil, las ponéis toda la noche en un bol o en la cacerola que vayáis a usar (Acordáos que tiene que sobrar al menos la mitad, al hervir la fruta crece mucho), y calculando a ojo su mismo peso en azzúcar, lo echáis en el bol con las moras, removéis bien y dejáis reposar toda la noche.

Al día siguiente, peláis y partís las manzanas quitando todos los bichos, corazón y pieles, de manera que quede sólo la carne, y lo ponéis todo junto a hervir a fuego medio. Removed de vez en cuando. Cuando la manzana se haya deshecho y quede bien unido todo, se mete en botes y se esteriliza o se regala para comer de inmediato.dsc_0217

Guardar