En el mes de julio tenemos unas flores grandes, de tallo largo, que son las ideales para poner en jarrones grandes y espectaculares.

El secreto para que convivan en armonía es que ni unas ni otros se resten protagonismo.

Para facilitar la interacción elegimos flores de un solo tipo y de color uniforme. Aunque sean espectaculares no quitan la vez al jarrón, pero tampoco lo esconden.

Se trata de complementar a la estrella, que en estos casos es siempre el continente, no el contenido.

DSC_0120

Agapanthus africanus en un gran jarrón francés de los años 50.

DSC_0110

Hortensias azul claro empezando a abrirse en un jarrón de Murano de los años setenta azul turquesa.

Las hortensias cogidas cuando aún no se han abierto las flores son ideales para este tipo de jarrón grande y con personalidad.

Si se cortan todavía verdes, se van abriendo, creciendo y cambiando de color mientras están en el agua. La transformación es preciosa. Al principio hay más verde que azul; se ven más las hojas porque las flores son todavía pequeñas, y son verdosas. Luego va ganando el azul, que siempre será más claro que el de las que quedan fuera, porque no les da el sol.

Este ramo ha salido de juntar todas las flores que salen en la huerta:

 Flores de cardo, apio, hinojo y espárrago.

Flores de cardo, apio, hinojo y espárrago.

DSC_0054

Leucanthemum (Margaritas)

DSC_0060

Dahlia “Mingus Alex” en un jarrón de cristal rojo danés.

DSC_0048

En un bol estas flores grandes y planas quedan preciosas.

DSC_0064

Gladiolos, achillea, dahlias y flores de eneldo.

DSC_0067

DSC_0068

 

Comparte estas ideas para que tus conocidos puedan disfrutar también de estos ramos.

Los comentarios y apuntes siempre son bien recibidos en el recuadro de abajo 🙂

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar