Otro lugar maravilloso por dónde pasear es el invernadero que hay en el Matadero de Madrid.

Tiene 7100 metros cuadrados. Todo el espacio está dividido en cuatro zonas diferenciadas: Un pabellón de cactus, un par de pabellones de plantas tropicales y un cuarto de plantas subtropicales de la franja mediterránea.

DSC_0693DSC_0695

El matadero se construyó en la veintena que precede a 1928 y a las órdenes de Luís Bellido y González.

Antiguamente se conocía a este edificio como La Nave de Patatas. Se restauró en 1992 de la mano de Guillermo Costa Pérez-Herrero.

Dejarlo, lo ha dejado precioso.

DSC_0697

Agave en flor

DSC_0701 DSC_0689 DSC_0707

Cuenta con la friolera de 9.000 especies. Muchas de ellas podemos verlas solo aquí. Y  aparte de ver plantas, podremos ver también varios tipos de peces.

Por eso no hay que perderse la visita, claro.

DSC_0710

Euphorbia candelabrum

DSC_0729

Philodendron bipinnatifidum

DSC_0717 DSC_0722 DSC_0723 DSC_0731 DSC_0732 DSC_0734 DSC_0725

La entrada es libre (gratis) y cuando sienta uno que se asfixia un poco por el grado de humedad, siempre puede salir y disfrutar de los jardines que lo rodean o visitar alguna de las exposiciones que el recinto del Matadero ofrece.

Sino un paseo por el Río Manzanares, que últimamente está muy bien cuidado.

DSC_0724