Faltan tres meses para que llegue la primavera y parece que la tierra ya está nerviosa.
La mayoría de los brotes agazapados en el jardín esperan su momento, pero alguno que otro se aventura a salir antes de tiempo.
Nos toca pensar en colores pastel: rosas, lilas, azucenas: el color de la Acacia, la Sarcococca, la mahonía… suponemos que para no dejárselo muy difícil a los abejorros, que ya se han despertado.

Bombus (abejorro) con Heléboro. Tampoco podemos infravalorarlos… llegar llegan, aunque sean a flores verdes... (Heléboro. 9 de enero 16')

Bombus (abejorro) con Heléboro. Tampoco podemos infravalorarlos… llegar llegan, aunque sean a flores verdes… (Heléboro. 9 de enero 16′)

Pero aún tenemos que esperar un poco más para ver color.
El color, que solo llegará con el calor.
De todas formas hemos conseguido, a base de importar plantas de otros sitios (sitios en los que ahora es verano), que no se note tanto el colorido cambio.
Las plantas son necias y su tendencia es dormitar o florecer siempre en la misma época.
¿Por qué nos empeñamos en cambiar esto?
¿Es más estético tener Chasmanthe en flor en enero que Narcisos?

Chasmanthe Aethiopica

Chasmanthe Aethiopica

Narciso "Dutch Master". 8 de febrero 16'

Narciso “Dutch Master”. 8 de febrero 16′

Narciso "February Gold". 5 febrero 16'

Narciso “February Gold”. 5 febrero 16′

Engañar a estas plantas es más bien complicado. Como podemos ver, responden más a la cantidad de horas de luz que a los cambios de temperatura. El mundo vegetal reacciona a las horas de luz que recibe. Y la actividad animal y vegetal va de la mano de los cambios estacionales.

Herrerillo (Cyanistes Caeruleus). 26 de enero 16'

Herrerillo (Cyanistes Caeruleus). 26 de enero 16′