Mucha gente pregunta por qué plantamos especies silvestres en el jardín… “pero, ¿esas no atraen a animales?”¿No se supone que son mucho más vistosas las variedades “mejoradas”?  Sí, esas que se cultivan”.

Se asombran cuando contamos que hace años que tenemos una chimenea inútil porque un panal, y sus respectivas abejas, han decidido que es un sitio estupendo  para vivir. “Entonces, ¿porqué habéis dejado las tejas, los troncos y las ramas secas?” suele ser la siguiente pregunta. “Para que los sapos y los erizos se puedan esconder” contestamos muy contentas. A esto siempre le sigue el silencio  incómodo…

La cosa es fácil: si viven aquí, teniendo donde elegir, es por algo. Pueden entrar y salir fácilmente (muy necesario), tienen comida y refugio asegurado y han considerado que este sitio es mejor que los otros.

¿Qué nos dice esto? Que la naturaleza “salvaje” está desapareciendo… ¿por qué otra razón elegiría un animal vivir en un jardín, dónde continuamente hay humanos y perros metiendo el hocico en todas partes?

Kika vigilando su dominio

Kika, vigilando su dominio

Por otro lado, egoístamente nos interesa: los pájaros comen orugas, gusanos y otras plagas de las plantas

Pyrrhula pyrrhula (Camachuelo)

Pyrrhula pyrrhula (Camachuelo), también marcando territorio

Los sapos tragan montañas de caracoles y babosas; los erizos acaban con los escarabajos… Además, las abejas y otros insectos se encargan de la polinización, y sin eso, no hay frutos.

Abejorro (bombus) aterrizando en flores de azahar (Citrus Sinensis)

Abejorro (bombus) aterrizando en flores de azahar (Citrus Sinensis)

Por si todo eso no fuera suficiente, ¿Nadie se ha dado cuenta de que en un prado florido TIENE que haber vida? Saltamontes, grillos, mariposas, abejas y abejorros… ¿Dónde estáis?

Sciurus vulgaris (ardilla)

Sciurus vulgaris (ardilla) irrumpiendo en el territorio acotado

Si en los comederos de los pájaros ponemos algo rico (pan duro, galletas o bizcochos), la que se lo come es la ardilla. Tonta, no es.

¿esto sin bichos es mejor?

¿esto sin bichos es mejor?

Un jardín tiene que ser un placer para los sentidos – para todos, el oído también-. Si no se oye nada, está muerto. El ruido del agua siempre es agradable, todos los libros de diseño de jardines lo incluyen como obligatorio; pero es más completo el jardín si añadimos el ruido de la vida que bulle en él.