Esta pradera está en la provincia de Segovia, en una zona de pastos que evidentemente no ha pastado nadie todavía.

Ni el jardinero más artista podría conseguir una combinación de colores y texturas tan sublime.

Es la típica pradera de sitios en los que hace mucho frío en invierno y mucho calor en verano, pero tienen estos momentos de esplendor primaverales y otoñales en los que no hay un sólo centímetro de suelo sin el adorno correspondiente.

La cantidad de insectos, pájaros y mariposas también es asombrosa. Ésos no nos atrevemos a nombrarlos, pero os ponemos alguna foto para que las contempléis. A disfrutar.

DSC_0909

DSC_0880

Rumex acetosella

DSC_0878

Leopoldea comosa

DSC_0900

DSC_0854

DSC_0964

DSC_0876

Helianthemum apenninum

DSC_0882

Halimium lasianthum

DSC_0984

DSC_0888

Armeria juniperifolia

DSC_0890

Orchis morio

DSC_0887

Ornithogalum pyrenaicum

DSC_0891

Lupinus angustifolius

DSC_0892

Ornithogalum umbellatum

DSC_0895

Silene latifolia

DSC_0902

Orchis morio

DSC_0908

Saxifraga paniculata

DSC_0916

Echium vulgare

DSC_0925

Geranium lucidum

DSC_0874

Aquilegia vulgaris

DSC_0926

Rhinanthus minor

DSC_0937

Linaria

Y estos son sus bichitos: DSC_0929 DSC_0930 DSC_0948

DSC_0905

DSC_0869

DSC_0859

No sabemos cómo se llaman, pero si alguien los conoce y quiere compartir esa o cualquier opinion, puede hacerlo en el recuadro de abajo 😊

También puedes ayudarnos a llegar a tus amigos compartiendo esta noticia con los iconos que hay a la derecha de la publicación.

Guardar

Guardar