El Cabo de Creus es un sitio increíble. Aunque no te guste la vegetación (Hay que ser un poco enteradillo para que te haga tilín; no es del tipo vistoso), sólo con mirar las rocas que le dan nombre es suficiente. Es un paisaje mágico.

DSC_0010

Las plantas se pegan a las rocas buscando protección frente a la tramuntana.

En verano, además, está más pelado que nunca. Las plantas que se ven están al límite de supervivencia antes de que lleguen las lluvias en septiembre, y después de haber aguantado un régimen severo desde primavera.

DSC_0013

Euphorbia characias y Allium scorodoprasum.

DSC_0017

Helicrisum italicum

DSC_0028

Sedum

DSC_0038

Juniperus oxycedrus

DSC_0019

Pistacia lentiscus

DSC_0092

Limonium tremolsii

DSC_0095

Crithmum maritimum

DSC_0081

Juniperus oxycedrus y Quica investigadora

DSC_0064

Echinops ritro, Allium, Daucus carota.

DSC_0032

Lavandula stoechas

DSC_0051

Cistus

DSC_0046

Astragalus massiliensis

DSC_0041 DSC_0022 DSC_0026DSC_0050 DSC_0068 DSC_0070 DSC_0072 DSC_0086 DSC_0099 DSC_0113

Comparte esta noticia para que tus conocidos puedan disfrutar también de ella.

Los comentarios y apuntes siempre son bien recibidos en el recuadro de abajo ?

DSC_0009

Guardar

Guardar